miércoles, 29 de octubre de 2014

#47

Buenos días a todos, mis queridos lectores. Ahora que tengo un poco de tiempo, voy a invertirlo en escribir un poco. El finde pasado me lo pasé bastante bien con las chicas, hacía mucho que no salía con ellas, y sinceramente, lo echaba de menos. Así que, el cumple fue guay, el problema que vi, fue que no había mucho ambiente donde fuimos, la playa, al parecer la gente se ha trasladado a Gandia para salir de fiesta y aquello esta más muerto que nada. Pero en fin, son cosas que pasan. Da pena verlo así, pero en fin, no es pot fer res per evitar-ho (no se puede hacer nada por evitarlo).

Y bueno, después del mini resumen de la noche del otro día, que puede que a muchos se la sople el pairo, vamos a lo que interesa (o al menos a mi). El comentario de la ilustración más vista y que más gusta de mi página de FB "No title".

 Muchos os preguntaréis cosas como, ¿Por qué ese título?, ¿Por qué no tiene un título más corriente y has puesto "sin título"?, ¿Hay algún mensaje subliminal en esta ilustración, o solo es estético y no tiene trasfondo?, etc.
Empezaré diciendo, que puse ese título porque de normal, cuando nombramos una obra, la estamos limitando en el sentido de la interpretación de la misma. Traducido al castellano, que eliminamos otras posibles visiones de lo mismo, porque al nombrarlo, como que ya le estamos diciendo al espectador "Eh, esto es así, porque lo digo yo", en cambio, si no le pones título, puedes dejar que cada persona lo interprete a su manera. Y mi intención era, ver si lo que yo quería transmitir con esta ilustración estaba bien representado, así que tuve que preguntar a mucha gente lo que les contaba la obra. Solo dos personas se acercaron a lo que en realidad quería decir. Pero he de remarcar, que he leído muchas interpretaciones muy interesantes, que también podrían formar parte de la mía inicial. No voy a poner, una por una, cada una ya que sería una locura. Voy a contaros cual fue mi intención, así se termina antes.
En esta ilustración, he querido representar el sentimiento de duda y temor que siente, no solo una madre, sino, cualquier persona ante la posibilidad de que alguien se vaya de tu lado. El mejor ejemplo para explicarlo es, el de una madre que debe dejar ir a su hijo al mundo real. Ese momento llega siempre y es el ciclo de la vida. Para esa persona es una de las situaciones más complicadas que puedan existir, ya que la madre quiere cuidar toda la vida de su pequeño bebé, y que no le pase nada malo. Pero hay un momento en la vida, que debe dejarle ir. A pesar de los peligros que puedan haber (por ello puse una medusa de fondo), si se cae, ha de aprender a levantarse solo. Por que es el ciclo de la vida y es así, no hay más. Hay que saber buscar el momento adecuado, para que tu querido y preciado bebé, se convierta en un hombre o mujer como toca. En este caso, la "madre" se representaría con la mano y los peces serían "el hijo" y "la sociedad".

Y esto es básicamente, lo que quise transmitir en esta ilustración. Ahora que os he condicionado un poco más, me gustaría saber si lo que he querido plasmar se cumple de verdad o no. Ya que aquí estamos todos para ayudarnos unos a otros y aprender cada día un poco más de nuestros errores.

Así que, feliz día y que os sean leves las clases para los que estudian o trabajan.

1 comentario:

Sidmore Freud dijo...

Creo que está bastante acertada la representación que haces del sentimiento de duda y temor. La mano representa el cuidado, el amor, y por ende el amor materno, esa necesidad de cuidar de sus pequeños pececillos; y la medusa serían las problemáticas del mundo exterior.

Estos pececillos están englobados en una gran burbuja mecida por esa mano, que sería algo así como el líquido amniótico; alrededor estaría el mar en el que nadan el resto de peces así como otras burbujas que se separan poco a poco –representantes de la continuación del ciclo de la vida, de separarse del vínculo materno. Una de esas burbujas tiene una constitución parecida a la del ying y el yang, o eso me ha recordado, y sería algo así como un recordatorio de las vicisitudes de la vida: la corriente que te lleva, las medusas que puedan aparecer, así como las cosas buenas.

En cuanto a los colores, creo que los has escogido bien, dando color a aquello que querías resaltar para que no pasara desapercibido y darle más vida, todo visto desde la visión de la mano, es decir, la madre, que por eso aparece sin color, porque muchas veces ésta se quita lo suyo por sus hijos.

Volviendo a los pececillos representados, el amarillo representaría el hijo (es el que más resalta y por tanto más importante para la madre), y es el que nada en su burbuja y duda sobre si salir. El rojo y el violeta representarían a mi entender la sociedad, que intenta penetrar en el mundo del hijo tal como espermatozoides. El rojo para mí refleja lo negativo, mientras que el violeta azulado lo positivo. Son tres colores primarios, y en eso has acertado bastante, porque creo que no habría quedado tan bien si hubieses puesto azul directamente, lo has suavizado. Y es gracias a peces de esos colores que el amarillo aprende a vivir por sí mismo.

En esta ilustración, veo tres escenas: la principal, la de la mano y la burbuja, la del cuidado; la secundaria, la de la medusa, las vicisitudes externas; y la tercera, la de las burbujas y la corriente. Igual me equivoco, pero lo veo así ;)