sábado, 18 de febrero de 2012

#17

Lo que voy a contar, quizás más de uno se lo tome a coña, pero recalco, es cierto. Hoy, estaba con un chico que se llama Guille, también llamado el de los monólogos, y Keiko. Hasta aquí todo normal... prosigamos, de repente, un señor mayor, que parecía sordo-mudo, intentaba hablarme, al no entenderle, me coge un papel e intenta escribir lo que quería decirme. Keiko, muy curiosa ella, se pone detrás del hombre, para leer lo que ponía, al tiempo que el hombre reflejaba su mensaje en el papel, keiko, al mismo tiempo, ponía caras distintas que expresaban su confusión respecto a lo que estaba leyendo. Unos minutos más tarde, el hombre termina de escribir, me da el papel y sin enseñarselo a los demás, lo leí. Mi cara fue todo un poema, tal cual... o eso pienso. La cosa es que al instante, le miro al hombre, el cual me hacía señas, con las que decía que no se lo contara a nadie. Cuando se fue, los tres empezamos a reirnos, lo sé es cruel, pero fue tan espontáneo todo... xD. A la cosa que Keiko añadió "quizás sea un ángel que viene a prevenirte de un mal esdevenimiento" x'DDD, lo que faltaba. La cosa es que después de esto, miramos a ver si estaba cerca, y el señor desapareció. Parecía que la tierra se lo había tragado.

1 comentario:

Tsukyuu Kurogosu dijo...

LOL? Enserio lo que no pase en Gandía no pasa en ningún sitio XDDDD Que narices ponía en el famoso papel, si se puede saber? XD